Los 3 pilares

Te propongo construir un diálogo con tu cuerpo, comprender su propio lenguaje y desde esta conciencia trabajar para crear el escenario donde quieres bailar cada día, para conseguir una vida más plena y saludable tanto en el plano físico, mental y emocional.

Talleres para Escuelas Infantiles, Colegios e Institutos.

Te propongo construir un diálogo con tu cuerpo, comprender su propio lenguaje y desde esta conciencia trabajar para crear el escenario donde quieres bailar cada día, para conseguir una vida más plena y saludable tanto en el plano físico, mental y emocional.

Los trazos de este dibujo recogen de manera sutil y cuidada la esencia de este proyecto que representa la energía femenina y creadora en movimiento.

Recurro a la danza porque a lo largo de la historia ha sido una de las principales formas utilizadas por nuestros ancestros para expresar emociones que no podían expresar con palabras.

Estoy segura de que, si alguna vez has bailado de alegría, no has necesitado ni instrucciones, ni metodologías: solo te has dejado fluir en el espacio y el cuerpo se ha encargado de expresar tus emociones a través del movimiento. Lo mismo pasa para el resto de emociones.

Los trazos de este dibujo recogen de manera sutil y cuidada la esencia de este proyecto que representa la energía femenina y creadora en movimiento.

Recurro a la danza porque a lo largo de la historia ha sido una de las principales formas utilizadas por nuestros ancestros para expresar emociones que no podían expresar con palabras.

Estoy segura de que, si alguna vez has bailado de alegría, no has necesitado ni instrucciones, ni metodologías: solo te has dejado fluir en el espacio y el cuerpo se ha encargado de expresar tus emociones a través del movimiento. Lo mismo pasa para el resto de emociones.

Desde este movimiento del cuerpo yo planteo esta “Danza para transformar” porque en el cuerpo  está archivado todo lo que vivimos, es una fuente de información, de sanación y es también el escenario que elige la enfermedad, ya sea física o emocional.

Desde este movimiento del cuerpo yo planteo esta “Danza para transformar” porque en el cuerpo  está archivado todo lo que vivimos, es una fuente de información, de sanación y es también el escenario que elige la enfermedad, ya sea física o emocional.

Estos son los 3 pilares que integro en este proceso de transformación

PSIQUE

Porque es nuestro cerebro quien se encarga de organizar e interpretar la información que antes ha registrado el cuerpo y que la convertirá en una creencia positiva o limitante según las experiencias y conocimientos que tenemos en nuestro bagage.

BIOLÓGICO

Porque somos una maquinaria que funciona en perfecta sincronía y estamos en continua adaptación. Modificamos nuestra fisiología para sobrevivir a las adversidades del entorno.

CUERPO

Porque somos una maquinaria que funciona en perfecta sincronía y estamos en continua adaptación. Modificamos nuestra fisiología para sobrevivir a las adversidades del entorno.

CEREBRO

Porque es nuestro cerebro quien se encarga de organizar e interpretar la información que antes ha registrado el cuerpo y que la convertirá en una creencia positiva o limitante según las experiencias y conocimientos que tenemos en nuestro bagage.

CORPORAL

Porque a todos nos brillan los ojos de alegría o alguna vez hemos torcido el morro del enfado, hemos dejado de estar con la cabeza en las nubes para poner los pies en la Tierra, incluso en ocasiones nos hemos llevado las manos a la cabeza. El cuerpo se expresa constantemente, habla de nosotros, de nuestra historia, de nuestros pensamientos y de cómo nos sentimos. Pero también se expresa desde su interior, los huesos, los músculos, las articulaciones y los órganos son muy sensibles a lo que sentimos y guardan nuestras emociones en cada una de sus células.

EMOCIÓN

Porque a todos nos brillan los ojos de alegría o alguna vez hemos torcido el morro del enfado, hemos dejado de estar con la cabeza en las nubes para poner los pies en la Tierra, incluso en ocasiones nos hemos llevado las manos a la cabeza. El cuerpo se expresa constantemente, habla de nosotros, de nuestra historia, de nuestros pensamientos y de cómo nos sentimos. Pero también se expresa desde su interior, los huesos, los músculos, las articulaciones y los órganos son muy sensibles a lo que sentimos y guardan nuestras emociones en cada una de sus células.

Estos son los 3 pilares que integro en este proceso de transformación

CUERPO

Porque somos una maquinaria que funciona en perfecta sincronía y estamos en continua adaptación. Modificamos nuestra fisiología para sobrevivir a las adversidades del entorno.

CEREBRO

Porque es nuestro cerebro quien se encarga de organizar e interpretar la información que antes ha registrado el cuerpo y que la convertirá en una creencia positiva o limitante según las experiencias y conocimientos que tenemos en nuestro bagage.

PSIQUE

Porque es nuestro cerebro quien se encarga de organizar e interpretar la información que antes ha registrado el cuerpo y que la convertirá en una creencia positiva o limitante según las experiencias y conocimientos que tenemos en nuestro bagage.

BIOLÓGICO

Porque somos una maquinaria que funciona en perfecta sincronía y estamos en continua adaptación. Modificamos nuestra fisiología para sobrevivir a las adversidades del entorno.

EMOCIÓN

Porque a todos nos brillan los ojos de alegría o alguna vez hemos torcido el morro del enfado, hemos dejado de estar con la cabeza en las nubes para poner los pies en la Tierra, incluso en ocasiones nos hemos llevado las manos a la cabeza. El cuerpo se expresa constantemente, habla de nosotros, de nuestra historia, de nuestros pensamientos y de cómo nos sentimos. Pero también se expresa desde su interior, los huesos, los músculos, las articulaciones y los órganos son muy sensibles a lo que sentimos y guardan nuestras emociones en cada una de sus células.

CORPORAL

Porque a todos nos brillan los ojos de alegría o alguna vez hemos torcido el morro del enfado, hemos dejado de estar con la cabeza en las nubes para poner los pies en la Tierra, incluso en ocasiones nos hemos llevado las manos a la cabeza. El cuerpo se expresa constantemente, habla de nosotros, de nuestra historia, de nuestros pensamientos y de cómo nos sentimos. Pero también se expresa desde su interior, los huesos, los músculos, las articulaciones y los órganos son muy sensibles a lo que sentimos y guardan nuestras emociones en cada una de sus células.

Muchas veces es complicado encontrar la palabra precisa que exprese nuestro sentir más profundo, sin embargo, un movimiento del cuerpo lo dice todo.

Muchas veces es complicado encontrar la palabra precisa que exprese nuestro sentir más profundo, sin embargo, un movimiento del cuerpo lo dice todo.

¿Qué es eso que no puedes decir, que se queda atascado como un nudo en la garganta y que de tanto echar la cremallera en la boca, te hace perder hasta la voz?

Cuando lo que oímos nos hace sentir demasiadas emociones, preferimos no haberlo escuchado y puede ser que los oídos se taponen o duelan, pero en muchas ocasiones no basta con “taparlos” porque lo que oímos viene de nuestro interior, de nuestra propia cosecha.

Cuando preferimos decir: ”Ojos que no ven corazón que no sufre” y decidimos no querer ver más allá de nuestras narices o quizás huir de lo que podría pasar. Entonces poco a poco la vista empieza a empeorar, aparecen las lentes finas y después el doble cristal.

Dormidas, agrietadas, sudorosas, ásperas, hinchadas, temblorosas, con manchas, verrugas… ¿De qué hablan tus manos y tu piel?

A veces tenemos rachas en las que nos sentimos saturadas de trabajo, responsabilidades, con una enorme presión y soportando cargas que a veces ni nos corresponden, aparece ese dolor de espalda, esa falta de apoyo en la vida.

Sostenernos, tomar decisiones, emprender, son situaciones que emocionalmente terminan superándonos muchas veces y podemos sentir las piernas cansadas, nos tropezamos con todo y aparecen problemas de circulación, las torceduras ¿Qué es eso que de alguna manera te impide avanzar?

¿Qué es eso que no puedes decir, que se queda atascado como un nudo en la garganta y que de tanto echar la cremallera en la boca, te hace perder hasta la voz?

¿Qué es eso que no puedes decir, que se queda atascado como un nudo en la garganta y que de tanto echar la cremallera en la boca, te hace perder hasta la voz?

Cuando lo que oímos nos hace sentir demasiadas emociones, preferimos no haberlo escuchado y puede ser que los oídos se taponen o duelan, pero en muchas ocasiones no basta con “taparlos” porque lo que oímos viene de nuestro interior, de nuestra propia cosecha.

Cuando lo que oímos nos hace sentir demasiadas emociones, preferimos no haberlo escuchado y puede ser que los oídos se taponen o duelan, pero en muchas ocasiones no basta con “taparlos” porque lo que oímos viene de nuestro interior, de nuestra propia cosecha.

Cuando preferimos decir: ”Ojos que no ven corazón que no sufre” y decidimos no querer ver más allá de nuestras narices o quizás huir de lo que podría pasar. Entonces poco a poco la vista empieza a empeorar, aparecen las lentes finas y después el doble cristal.

Cuando preferimos decir: ”Ojos que no ven corazón que no sufre” y decidimos no querer ver más allá de nuestras narices o quizás huir de lo que podría pasar. Entonces poco a poco la vista empieza a empeorar, aparecen las lentes finas y después el doble cristal.

Dormidas, agrietadas, sudorosas, ásperas, hinchadas, temblorosas, con manchas, verrugas… ¿De qué hablan tus manos y tu piel?

Dormidas, agrietadas, sudorosas, ásperas, hinchadas, temblorosas, con manchas, verrugas… ¿De qué hablan tus manos y tu piel?

A veces tenemos rachas en las que nos sentimos saturadas de trabajo, responsabilidades, con una enorme presión y soportando cargas que a veces ni nos corresponden, aparece ese dolor de espalda, esa falta de apoyo en la vida.

A veces tenemos rachas en las que nos sentimos saturadas de trabajo, responsabilidades, con una enorme presión y soportando cargas que a veces ni nos corresponden, aparece ese dolor de espalda, esa falta de apoyo en la vida.

Sostenernos, tomar decisiones, emprender, son situaciones que emocionalmente terminan superándonos muchas veces y podemos sentir las piernas cansadas, nos tropezamos con todo y aparecen problemas de circulación, las torceduras ¿Qué es eso que de alguna manera te impide avanzar?

Sostenernos, tomar decisiones, emprender, son situaciones que emocionalmente terminan superándonos muchas veces y podemos sentir las piernas cansadas, nos tropezamos con todo y aparecen problemas de circulación, las torceduras ¿Qué es eso que de alguna manera te impide avanzar?

¿Qué es eso que no puedes decir, que se queda atascado como un nudo en la garganta y que de tanto echar la cremallera en la boca, te hace perder hasta la voz?

Cuando lo que oímos nos hace sentir demasiadas emociones, preferimos no haberlo escuchado y puede ser que los oídos se taponen o duelan, pero en muchas ocasiones no basta con “taparlos” porque lo que oímos viene de nuestro interior, de nuestra propia cosecha.

Cuando preferimos decir: ”Ojos que no ven corazón que no sufre” y decidimos no querer ver más allá de nuestras narices o quizás huir de lo que podría pasar. Entonces poco a poco la vista empieza a empeorar, aparecen las lentes finas y después el doble cristal.

Dormidas, agrietadas, sudorosas, ásperas, hinchadas, temblorosas, con manchas, verrugas… ¿De qué hablan tus manos y tu piel?

A veces tenemos rachas en las que nos sentimos saturadas de trabajo, responsabilidades, con una enorme presión y soportando cargas que a veces ni nos corresponden, aparece ese dolor de espalda, esa falta de apoyo en la vida.

Sostenernos, tomar decisiones, emprender, son situaciones que emocionalmente terminan superándonos muchas veces y podemos sentir las piernas cansadas, nos tropezamos con todo y aparecen problemas de circulación, las torceduras ¿Qué es eso que de alguna manera te impide avanzar?

¿En qué situación has sentido que no tienes la libertad para actuar como desearías, que si haces lo que deseas tu entorno no te comprenderá, o si emprendes algo nuevo renunciarás o perderás otras cosas?

Al igual que habla nuestro corazón que notamos si late muy deprisa y también si va más lento, de la misma manera podemos sentir todo nuestro cuerpo en la medida que quitemos las capas que obstaculizan la señal de conexión y nos abramos al sentir.

A partir de estos conceptos, observo nuestra fisiología para encontrar qué fue eso a lo que se tuvo que adaptar tu cuerpo y que al no conseguirlo, dejó grabada una emoción en lo más profundo, dando lugar a la enfermedad como una oportunidad de volver a conectar con esa parte de tu cuerpo, con la intención de sanar algo pendiente que hasta ese momento permanecía dormido.

Podemos sanar un problema emocional tratando un órgano y podemos sanar un órgano tratando un problema emocional.

A partir de estos conceptos, observo nuestra fisiología para encontrar qué fue eso a lo que se tuvo que adaptar tu cuerpo y que al no conseguirlo, dejó grabada una emoción en lo más profundo, dando lugar a la enfermedad como una oportunidad de volver a conectar con esa parte de tu cuerpo, con la intención de sanar algo pendiente que hasta ese momento permanecía dormido.

Podemos sanar un problema emocional tratando un órgano y podemos sanar un órgano tratando un problema emocional.

A partir de estos conceptos, observo nuestra fisiología para encontrar qué fue eso a lo que se tuvo que adaptar tu cuerpo y que al no conseguirlo, dejó grabada una emoción en lo más profundo, dando lugar a la enfermedad como una oportunidad de volver a conectar con esa parte de tu cuerpo, con la intención de sanar algo pendiente que hasta ese momento permanecía dormido.

A partir de estos conceptos, observo nuestra fisiología para encontrar qué fue eso a lo que se tuvo que adaptar tu cuerpo y que al no conseguirlo, dejó grabada una emoción en lo más profundo, dando lugar a la enfermedad como una oportunidad de volver a conectar con esa parte de tu cuerpo, con la intención de sanar algo pendiente que hasta ese momento permanecía dormido.

Podemos sanar un problema emocional tratando un órgano y podemos sanar un órgano tratando un problema emocional.

Si has llegado hasta aquí…

Si te has tomado el tiempo de leerme hasta el final, es porque seguramente alguna de las reflexiones que te he compartido ha resonado contigo, ha despertado en ti alguna pregunta que hasta ahora no te habías hecho o ha puesto palabras a algo que quizás estabas sintiendo pero no eras consciente de ello.

Siento y vivo la danza como un arte de sanación y de evolución del alma y por eso me encantará acompañarte en tu transformación.

Si te has tomado el tiempo de leerme hasta el final, es porque seguramente alguna de las reflexiones que te he compartido ha resonado contigo, ha despertado en ti alguna pregunta que hasta ahora no te habías hecho o ha puesto palabras a algo que quizás estabas sintiendo pero no eras consciente de ello.

Siento y vivo la danza como un arte de sanación y de evolución del alma y por eso me encantará acompañarte en tu transformación.

Si te has tomado el tiempo de leerme hasta el final, es porque seguramente alguna de las reflexiones que te he compartido ha resonado contigo, ha despertado en ti alguna pregunta que hasta ahora no te habías hecho o ha puesto palabras a algo que quizás estabas sintiendo pero no eras consciente de ello.

Siento y vivo la danza como un arte de sanación y de evolución del alma y por eso me encantará acompañarte en tu transformación.

Si te has tomado el tiempo de leerme hasta el final, es porque seguramente alguna de las reflexiones que te he compartido ha resonado contigo, ha despertado en ti alguna pregunta que hasta ahora no te habías hecho o ha puesto palabras a algo que quizás estabas sintiendo pero no eras consciente de ello.

Siento y vivo la danza como un arte de sanación y de evolución del alma y por eso me encantará acompañarte en tu transformación.

Te invito a abrir la puerta mágica de tu cuerpo y a dejarte maravillar por las
sorpresas que puedas encontrar en su interior.

¿Te animas a abrir esta puerta?

 La danza es el lenguaje que permite el encuentro entre la psique y la biología de nuestro cuerpo porque el cuerpo es el vehículo que transporta la vida.

Tengo un REGALO para ti:

29,5 días de Diario
de auto-observación

Construye un diálogo con tu cuerpo durante un ciclo lunar para reconciliarte con él.

Cuento con un gran equipo creativo: LOGOTIPO WEB  |   COMUNICACIÓN  |  FOTOGRAFÍA: C. Jiménez, J. Borquez, R. Borquez y C. Venturini