Declaración

de artista

“Adoro el cuerpo. Es el instrumento por el que experimentamos la vida. Me maravilla construir con él ese diálogo de ida y vuelta en el que me descubro. El cuerpo es un templo donde orar y reconectar con nuestro ser más divino. Me apena cuando a veces no se aprecia, se agrede o se envenena.”

Talleres para Escuelas Infantiles, Colegios e Institutos.

“Adoro el cuerpo. Es el instrumento por el que experimentamos la vida. Me maravilla construir con él ese diálogo de ida y vuelta en el que me descubro. El cuerpo es un templo donde orar y reconectar con nuestro ser más divino. Me apena cuando a veces no se aprecia, se agrede o se envenena.”

Los temas que abordo en mi trabajo artístico son: cuerpo, mujer y emoción.

Me interesan los mensajes de nuestro cuerpo para crear a partir de ellos nuevas escenas dedicadas al inconsciente. Escenas para reparar las heridas de nuestra infancia que han tejido las células de los huesos, músculos y órganos que hoy somos. Fue mi cuerpo quien me permitió descubrir la parte oculta de mi historia, la que me enfermaba constantemente y dirigía los hilos de mi vida. También fue el cuerpo quien me permitió comenzar a sanar esa herida para ser yo quien lleve las riendas.

Trabajo con mujeres por el hecho de serlo y porque he podido ver y sentir en primera persona cómo se vulnera nuestra naturaleza, cómo se normalizan situaciones de maltrato y de abuso sexual desde la infancia, donde las mujeres somos las principales víctimas. Y cómo desde gestos tan sutiles se va construyendo la estructura de un edificio que, con los años, es normal que necesite andamios y apuntalamientos para no derrumbarse.

Los temas que abordo en mi trabajo artístico son: cuerpo, mujer y emoción.

Me interesan los mensajes de nuestro cuerpo para crear a partir de ellos nuevas escenas dedicadas al inconsciente. Escenas para reparar las heridas de nuestra infancia que han tejido las células de los huesos, músculos y órganos que hoy somos. Fue mi cuerpo quien me permitió descubrir la parte oculta de mi historia, la que me enfermaba constantemente y dirigía los hilos de mi vida. También fue el cuerpo quien me permitió comenzar a sanar esa herida para ser yo quien lleve las riendas.

Trabajo con mujeres por el hecho de serlo y porque he podido ver y sentir en primera persona cómo se vulnera nuestra naturaleza, cómo se normalizan situaciones de maltrato y de abuso sexual desde la infancia, donde las mujeres somos las principales víctimas. Y cómo desde gestos tan sutiles se va construyendo la estructura de un edificio que, con los años, es normal que necesite andamios y apuntalamientos para no derrumbarse.

Ser bailarina me abre las posibilidades de expresión, desde las danzas más rituales hasta las más experimentales y tanto mi experiencia personal como mi formación me permiten una visión global de la problemática que abordo en mi proyecto.

A pesar de tratar un tema tan doloroso y aún tabú como es el abuso sexual en la infancia, me gusta también la labor de ir abriendo ventanas y despertar consciencias.

Ser bailarina me abre las posibilidades de expresión, desde las danzas más rituales hasta las más experimentales y tanto mi experiencia personal como mi formación me permiten una visión global de la problemática que abordo en mi proyecto.

“Mi mayor deseo como artista es, a través de mi propia experiencia, ayudar e inspirar a todas aquellas personas que aún guardan silencio, o a quienes aún siguen sin comprender por qué su vida es un sufrimiento, para que puedan recuperar su identidad perdida”.

Ser bailarina me abre las posibilidades de expresión, desde las danzas más rituales hasta las más experimentales y tanto mi experiencia personal como mi formación me permiten una visión global de la problemática que abordo en mi proyecto.

A pesar de tratar un tema tan doloroso y aún tabú como es el abuso sexual en la infancia, me gusta también la labor de ir abriendo ventanas y despertar consciencias.

Ser bailarina me abre las posibilidades de expresión, desde las danzas más rituales hasta las más experimentales y tanto mi experiencia personal como mi formación me permiten una visión global de la problemática que abordo en mi proyecto.

A pesar de tratar un tema tan doloroso y aún tabú como es el abuso sexual en la infancia, me gusta también la labor de ir abriendo ventanas y despertar consciencias.

“Mi mayor deseo como artista es, a través de mi propia experiencia, ayudar e inspirar a todas aquellas personas que aún guardan silencio, o a quienes aún siguen sin comprender por qué su vida es un sufrimiento, para que puedan recuperar su identidad perdida”.

“Mi mayor deseo como artista es, a través de mi propia experiencia, ayudar e inspirar a todas aquellas personas que aún guardan silencio, o a quienes aún siguen sin comprender por qué su vida es un sufrimiento, para que puedan recuperar su identidad perdida”.

Cuento con un gran equipo creativo: LOGOTIPO WEB  |   COMUNICACIÓN  |  FOTOGRAFÍA: C. Jiménez, J. Borquez, R. Borquez y C. Venturini